Paisaje humano, Paisaje urbano, Curiosidades

viernes, 28 de junio de 2013

Paisaje después de la batalla de San Mamés contra las excavadoras


Los restos de San Mamés comienzan a parecerse a un paisaje bombardeado. Solo el arco permanece inalterable sobre su pedestal de hormigón, ante la mirada atenta de los curiosos que lo inmortalizan con sus cámaras en un respetuoso silencio. Ayer, uno de ellos, se dio la vuelta exclamando: "Vámonos, que parece un funeral"


martes, 25 de junio de 2013

El arco de San Mamés, a punto de tomar tierra

 

 

En las próximas horas, el arco de San Mamés que sostenía la tribuna principal será desmontado, despiezado y almacenado a la espera de que se decida su nueva ubicación. Los aficionados y curiosos asisten a la ceremonia como si se tratara de un funeral o la despedida de un personaje querido. No se trata de un adiós, sino de un hasta luego.

jueves, 20 de junio de 2013

Los bilbonautas no se secan nunca


En este planeta, los niños nacen con un paraguas bajo el brazo. Antes de que llegaran los chinos, el paraguas duraba toda la vida. Era un signo de identidad. Cada vasco tenía el suyo y le enterraban con él para que le acompañara en su último viaje hacia los campos anegados del señor.

lunes, 17 de junio de 2013

Gente desconectada


No tienen smartphone, aunque para entretenerse les es suficiente con los números de la bonoloto.

lunes, 10 de junio de 2013

Comienza la demolición de San Mamés: el mito se hace escombro.


Nunca la desaparición de un edificio había provocado tantas lágrimas. Es curioso que en un planeta que se ha reinventado a base de hierro y hormigón, un simple campo de fútbol deje un vació tan enorme en los corazones de muchos de sus habitantes. Los curiosos que se acercaron para ver el principio del fin, guardaban un espetuoso silencio, lo que acentuaba el estruendo de los cascotes. Un momento histórico. Cabe la duda de si los orcos que construyen el nuevo San Mamés de noche participan también en la demolición del viejo..






jueves, 6 de junio de 2013

De cómo Wendy enseñó a volar a Patxi Pan


La habilidad de caminar por los tejados no es innata en los bilbonautas. Se necesita cierto adistramiento antes de poder hacerlo con soltura.