Paisaje humano, Paisaje urbano, Curiosidades

domingo, 29 de noviembre de 2015

Historias de paraguas

Lo perdieron en New York. Aprovechó una ráfaga de aire para llegar al puerto y engancharse a la antena de un portacontenedores holandés. Atravesó el Atlántico y un Noreste frescatxón lo depositó en Bilbao, maltrecho, frente al portal de su dueña. No pudo subir las escaleras hasta el segundo piso y esperó en la acera. Ella pasó junto a ęl sin reconocerle. Llevaba un hermoso y jovencísimo paraguas comprado en el black friday. Su mango era laaaargo, laaaargo...